lunes, 5 de septiembre de 2011

“La Cure Gourmande”, la casa con la que soñarían Hansel y Gretel.


Como uno no deja de ser lo que es ni de gustarle lo que le gusta, cuando me voy de vacaciones,  además de fijarme en monumentos o  elementos típicamente turísticos, no puedo evitar fijarme en comercios, vallas, escaparates, etc., y la tienda que más me ha gustado en estas vacaciones (y con mucha diferencia) ha sido “La Cure Gourmande”, quizás la mejor casa de caramelos del mundo (al menos de las que yo he visto).

Cuando estoy con mis alumnos en clase siempre les digo que tienen que crear una experiencia de compra inolvidable para sus clientes, una experiencia que se ancle emocionalmente y les cree un recuerdo memorable. “La Cure Gourmande” consigue exactamente eso.

Estaba paseando por Marsella (y luego en Le Baux de Provence) cuando tuve la oportunidad de descubrirla y visitarla. Una tienda extraordinaria que cumple lo que promete. Evidentemente tiene un posicionamiento claro: casa de caramelos propios dirigida a un público dispuesto a gastarse un precio elevado por un producto de calidad superior.

 Como siempre debe ocurrir, lo que acompaña a la tienda va en consonancia con el posicionamiento: el trato es de lo mejor (mucha atención, de calidad y sonrisas), la disposición de los  elementos de la tienda es la correcta para la comodidad, la visión y el correcto recorrido de la tienda, la iluminación es genial, la posición de los artículos en la tienda es fantástica (manos y ojos principalmente), los colores, muebles e iluminación son los que deberíamos esperar…, podría pasarme un buen rato diciendo cosas, pero lo mejor es pasarse a verla. Me pareció genial y toda una experiencia, algo digno de lo que escribir (y por supuesto también compramos allí unos dulces).
 
Como se puede ver en las fotos, es un sitio que merece ser visitado. Yo no lo conocía, pero a raíz de visitar la página web he visto que tienen tiendas también en Madrid, Barcelona, Sevilla, Zaragoza, Salamanca, Toledo y Palma de Mallorca, así que si pasan por allí… no se la pierdan. Vale la pena.









No hay comentarios:

Publicar un comentario