viernes, 5 de agosto de 2011

Josef Kyselak, un graffitero con marca


Cuando pensamos en graffitis nos vienen a la mente imágenes de trenes pintados, paredes, firmas realizadas con sprays, etc., y si pensamos en el origen del graffiti seguramente pensemos en los barrios más peligrosos de Nueva York como el Bronx. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.
Así que ¿quién fue Josef Kyselak y que hace aquí un graffitero?
Josef Kyselak era un vienés funcionario, aventurero, escalador, viajero,… que vivió durante el imperio Austrohúngaro entre 1799 y 1931 (no está del todo claro cuando murió), y su principal ocupación era dedicarse a ahorrar para destinar esos fondos a su principal pasión, viajar durante los dos meses de descanso que tenía.
El caso es que estando un día con unos amigos se apostó con ellos que era capaz de hacerse famoso por todo el imperio en un plazo de tres años. Dicho y hecho, durante sus largos viajes se dedicó a poner su nombre en los principales lugares, puentes, iglesias, castillos, piedras del camino, hostales, edificios oficiales, hospitales, en las cimas de montañas,… con la ayuda de pinturas, pinceles y cinceles.
Era cuestión de tiempo que ganase la apuesta, al poco ya comenzó a llamar la atención y le empezaron a conocer, más adelante obtuvo hasta notoriedad importante, lo firmaba todo, hasta en puentes o edificios públicos que se fuesen a abrir, no les daba tiempo ni a estrenarlos.
Las anécdotas y rumores  de este intrépido personaje son muchas, entre ellas la solicitud (dando por hecho que iba a firmar) de que se esperase unos días a que se inaugurase un puente, o la llamada ante el mismísimo emperador por haber firmado en un edificio de la corona. Por cierto, tras la reprimenda y después de haber abandonado la sala la leyenda cuentan que el emperador se dio cuenta de que le había firmado el documento en el que estaba trabajando o en la mesa (las fuentes difieren).
Finalmente murió a la edad de 32 o 36 años de cólera.
Podemos decir que Josef Kyselak fue el primer graffitero, pero su estela va más allá, incluso su apellido da nombre a una técnica que se usa entre los que practican este arte.
¿Por qué encuentro en Kyselak una marca personal? Por varias razones, lo primero el ser fiel a sus valores, por su inconformismo y ser capaz de desafiar el status quo, por ser capaz de comunicar y crear visibilidad y notoriedad, capacidad de fijar objetivos y llevarlos a cabo, así como salirse del camino marcado e incluso crear una tendencia, dejando una huella indeleble que llega hasta nuestros días.
Una lástima que muriese tan joven, seguro que nos hubiese sorprendido con alguna otra cosa.
Fuentes:


No hay comentarios:

Publicar un comentario