viernes, 26 de marzo de 2010

Audi

Lo primero, reconocer que me encantan los anuncios de Audi. Es posible que tal reconocimiento me quite objetividad, pero creo sinceramente que no debería, ya que la brillantez de sus anuncios hace que me encante.

Los motivos de la calidad de los anuncios son varios, entre otros, tienen muy claro lo que quieren transmitir y suelen trabajar con agencias (principalmente una) muy buenas. La alta fidelidad mostrada por Audi hacia las agencias (como he comentado, una especialmente), hace que conozcan perfectamente a la marca (tienen interiorizada la filosofía de la empresa, la visión, la cultura,..) y el resultado es… magnífico.

Los anuncios tienen que transmitir un mensaje y para lograrlo siempre tratan de informar, emocionar o persuadir. Cuanto más sencillo mejor (Regla Kiss: Keep it simple, stupid), mejor llegará la información. Un anunció, un mensaje.

Aquí tenemos grandes ejemplos. A mi juicio, son anuncios para disfrutar.

Remake de un anunción histórico. ¿Con que no puede Quattro?


Este es genial. Emociona de verdad.
.

¿Quién no recuerda este anuncio y el efecto viral que le siguió? Llego un momento, en que en todos los coches veías figuras de Elvis, pero también de Chiquito de la Calzada y hasta de El Fary... tremendo.



Una breve historia por la vida de Audi. Nos muestran que se han pasado la vida reinventándose y que piensan volver a hacerlo porque el mayor riesgo... es no arriesgarse.



Este es mi preferido. Aquí Audi ni se molesta en sacar el objeto que venden. Hay que estar muy convencido de lo que vendes y ser muy bueno para tener tanto valor (o ser un loco).

No hay comentarios:

Publicar un comentario